https://i0.wp.com/1.bp.blogspot.com/_roM-qabv9gw/SX4o7NLou7I/AAAAAAAABLw/wq2JbgFKJnQ/s320/liga-bbva+no.png
Encontré la imagen aquí: http://www.elbanquillovisitante.com/2009/01/superliga-europea-ya.html Y hablan del mismo tema.
Rubiales, ese tipo calvo que parece haber entrado con aire fresco a la anquilosada Asociación de Futbolistas Españoles, ha usado la vieja táctica de la amenaza con la huelga para conseguir 4 millones de europeos. Sin embargo, cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de las divisiones inferiores del fútbol nacional, sabe que eso es pan para hoy y hambre para mañana.
El problema es que la situación económica del fútbol profesional español es insostenible. En las ciudades pequeñas, los grandes constructores locales ocuparon los sillones presidenciales como un medio de promoción social. Por otro lado, la inversión de los ayuntamientos en los clubes también era notable. Debe ser porque los palcos son muy cómodos. Sin embargo, la crisis ha sacado las vergüenzas al aire y los equipos pequeños ya no tienen el cómodo sustento ni de empresarios del ladrillo ni de ayuntamientos endeudados. Por lo tanto, lo de Rubiales no es más que una solución a muy corto plazo que no resuelve nada.
Realmente lo que necesita el fútbol español —y el europeo— es una reestructuración total. Así como no todas las empresas cotizan en el IBEX35, ni todos los actores trabajan en Hollywood, no todos los equipos pueden aspirar a estar en Primera División. Se debe reducir considerablemente el número de clubes en la máxima categoría —lo que provocaría, además, una Liga más competitiva— o bien pasar directamente a la creación de una Superliga Europea al más puro estilo NBA. Madrid, Valencia o Barcelona, deberían competir con Moscú, Milán o Munich. Para competición nacional ya está la Copa del Rey (que además se revalorizaría).
Anuncios